Quítate tú…

(Munich-Munchen 05)

La fábrica de cerveza Oberndorf, cerrada, muerta.

La fábrica de cerveza Oberndorf, cerrada, muerta.

Mi querido Nando, magnífica la radiografía de la soledad. ¿O debería decir de la sociedad? Efectivamente el paisaje de su añorado Obendorf es el de la decadencia, el de la vejez. Igual que a Obendorf, a este mundo le hace falta un rejuvenecimiento, o terminar de morirse, no lo sé. Sigue leyendo

Los fusiles Mauser ya no tienen quien los dispare

(Munich 04)

Oberndorf, un pueblo muerto

Oberndorf, un pueblo muerto

Una vez en Munich, con el no al escritor para el que hacía de fantasma, que tan bien me pagaba en billetes pero tan mal en asuntos de reconocimiento personal, me he dicho ¿y por qué no me acerco a Oberndorf y veo siete lustros después el pueblo de mi emigración? Y allí que me he ido y me he encontrado con un pueblo muerto. Sí, esa es la definición. Sigue leyendo

Vivir de milagro

(Munich-Múnchen 03)

ELyYO

Querido Nando,

va a ser que existe la reencarnación, pero no como la cuentan los budistas o los hindúes, quizás tenga algo que ver con eso de “vivir de milagro” que vd comenta. Lo cierto es que ese hombre que hay en la foto es sin duda al que escribo, no me refiero al niño a la izda de la foto, hablo del hombre de en medio que usted dice que es su padre. De ningún modo, a su señoría lo conozco ya de hace más de 20 años y ese hombre es usted. Sigue leyendo

Alemania en Polaroid

(Munich-Múnchen 02)

Mi hermano, mi padre y un servidor en la nieve de Alemania.

Mi hermano, mi padre y un servidor en la nieve de Alemania.

Me he reunido con mi escritor fantasma en Frankfurt. Él tenía sus razones, yo las mías, y me he plantado. Le he dicho no a un alemán que me suelta jurdeles. Que aprendan nuestros presidentes de gobierno. Hay demasiada gente que quiere el mundo a sus pies ¡Que se escriba sus propios libros! Le he dicho no a Alemania, Sigue leyendo

A Alemania siempre se vuelve

(Munich-Múnchen 01)

equipo de futbol alevin

Campeones de la comarca con el Oberndorf, club fundado en 1911. A la izquierda el que escribe.

No paro en casa, la de tebeos que tengo por leer, así es lógico que mi mente no progrese. Otra vez al avión para ser escupido en el Sacro Imperio Romano Germánico. Me voy a Munich, a hablar con el escritor fantasma, mi empleador a ratos. La verdad es que no sé muy bien qué quiere esta vez, seguramente lo mismo que lleva haciendo Alemania desde que perdió la guerra: aprovecharse de los demás. Me estoy cansando, esto no compensa, mejor se está bajo un puente que escribir para que firme otro. Sigue leyendo