Un Bitter Kas con patatas fritas

(Los visigodos 1)

bitte

He vuelto a retomar mi intermitente actividad como mamporrero cultural con teutones ávidos de conocer la Iberia del café a mitad de precio y el viva la señora Merkel que permite a los sureños que nos hagan la danza del tamtam. Y aquí me tienen, viajando por mi propio país, si es que tengo país más allá de mi maleta, mi verdadera patria.

En Madrid he aprovechado la ocasión y los ratos en que los visigodos estaban a sus cosas para encontrarme con gentes diversas que llegan a tu vida no sabes muy bien cómo. Mi estimado productor cinematográfico H, al que tanto le gusta mirar en los posos del café me habló en nuestro encuentro de su gurú y de las risas que el tal señor se echaba a su costa en la consulta. Nada nuevo bajo el sol, el otro está fundamentalmente en frente para que mires en su espejo tus propios defectos. Tomamos café en el Círculo de Bellas Artes, y allí estaba en la mesa contigua Josep Borrel, a quien unos vientos se lo llevaron. Estaba allí también Montxo Armendariz, y luego, en el aeropuerto atravesó raudo la terminal Boris Izaguirre. ¿Pero quién es toda esa gente? Son gentes que ves cuando sales de casa, que es lo peor que se puede hacer en el mundo porque por la tele los puedes ver tumbado en el sofá.

Para desintoxicarme de caras catódicas me encontré con mi amigo F, que lleva más de 40 años tratando de resolver el nudo gordiano de haber nacido el 29 de febrero. Tomamos café en el Café Central (Plaza del Ángel), que es sitio cercano a Puerta del Sol donde se come un menú estupendo por 12 madriles. Allí, en un alarde por saber quién era yo, saqué de mi bolsa todo lo que llevaba. Se desparramaron caramelos japoneses, listado de visigodos que vuelan con Iberia, ruta por días por la península, gafas de sol, gafas de vista johlennonianas, hilo y aguja, un sombrero arrugado, un pañuelo de estampado de caballero nipón, más pañuelos pero de papel recibidos de regalo publicitario en las calles de Tokio, monedas de yenes y de euros, mantecados de las monjas carmelitas de Cáceres, de Trujillo y de Toledo, un lápiz marca mitsubishi, el p… móvil con gusap que nos está dejando los ojos ciegos, tarjetas de visita mías, tarjetas de habitaciones de hoteles, y libros, demasiados tontos libros, por eso pesaba tanto. Libros que más que resolver el enigma de quien soy, lo acentúan.

libros

F y yo decidimos después dar un paseo por Puerta del Sol y nos encontramos a Mister Bean. No pude resistir la tentación de tomar una foto de ambos, juntos, para demostrarle a la humanidad que la gente se puede parecer a un muñeco de otra gente. Entramos juntos en el metro de Ópera y él se bajó en Ciudad Lineal, el visionario proyecto del urbanista Arturo Soria. Yo continué camino hasta Canillejas, donde un chofer de autobús amarillo limón, como el olor de la muerte en la película El marido de la peluquera, me llevó al aeropuerto a recoger a más visigodos.

Una vez depositados todos los visigodos en sus camas volví a preguntarme quién era yo cuando otro amigo me envió un vídeo gusapero de una señora irritada porque nadie le había dado el pésame por su perro pero sí a la viuda de un señor joven vestido con medias rosas. Cuando iba también a preguntarme quienes eran estas señoras y quienes son, en general, así, en crudo, los demás, me pedí el bitter kas con patatas fritas y mi alma reencontró el equilibrio. Gracias señor Kas, por hacer que todo tenga un sentido. A ti te adoramos, oh inmaculado y amargo color rojo.

bean-y-fau

Mister Bean y Mister Bean F.

bean-y-yo

Es tan fácil hacer amigos, solo cuesta un euro

Anuncios

Un pensamiento en “Un Bitter Kas con patatas fritas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s