Un acto indecoroso

(Viaje a Lisboa 14) Calle de Lisboa Le tengo que reñir. Le tengo que reñir por pobre. No puedo estar más de acuerdo con su amigo viajero daltónico. ¡Recoger cosas de la basura como un mendigo! Mi querido amigo, todos y usted más que nadie, debemos aspirar a la perfección y a la belleza. Acercarse a un contenedor a rescatar una bolsa de deporte, por muy nueva que estuviera, es un acto indecoroso. Tiene usted que coincidir conmigo a la fuerza. ¿Le hace falta dinero? Yo se lo doy. ¿Quiere usted algo? Yo se lo compro. Pero no me vaya por los contenedores de la mierda buscando reliquias. Sigue leyendo

Anuncios

Adiós vieja Lisboa

(Viaje a Lisboa 13)

L1030680

Me gusta Lisboa precisamente por lo que no les gusta a los alemanes: por su aire decadente, por el aspecto de que se vaya a caer en cualquier momento, de que un maremoto se la lleve, de que un azulejo de sus fachadas se desplome y me dé con el pico en la coronilla, por la ropa tendida a la vista del mundo, de un mundo que son turistas que llevan chanclas con calcetines -inequívocamente british o german people-. Sigue leyendo

Un gordo lobotomizado

(Viaje a Lisboa 09)

Psiquiatrico Alcolea

Mi querido amigo:

¿Que les atacó un gordo lobotomizado? ¡Válgame el Señor! Eso me da un miedo grandísimo y es una de las principales causas por las que vivo recluido en mi patio. Huyo de los tontos y los feos. El asunto de los feos se abordará detenidamente en el futuro. Hoy le contaré la tragedia que viví con un loco lobotomizado. Sigue leyendo