Nuevos fichajes benedictinos

(Barcelona 07)

seat

Como indiqué en mi anterior misiva, andábamos camino del monasterio de Montserrat con parada en la iglesia de Santa Cecilia. Emprendimos de nuevo nuestro camino y al llegar a Montserrat hicimos un ejercicio de desprecio, es decir, pasamos con el coche la barrera, dimos la vuelta a la rotonda y volvimos a salir sin pararnos a visitar el monasterio. ¿A qué ese desprecio? Mi tío Florencio se había empeñado en llevarme a visitar las instalaciones de la fábrica Seat en Martorell, las cuales consideraba un mejor lugar para gastar el tiempo que en Montserrat. Pues bien, bajamos por carretera distinta a la que subimos y divisé una torre bien alta de iglesia, con arcos geminados y altura considerable y obligué a mi tío a desviarse para verla. Fue una decepción absoluta puesto que lo que yo creía un nuevo descubrimiento románico era una construcción reciente, una imitación en piedra que formaba parte de una iglesia modernísima con monasterio reciente asociado. El monasterio, que se llama se San Benet, es de los bendictinos  e intuyo que es el destino actual de aquellos benedictinos que fundaron la iglesia de Santa Cecilia que ya comenté. Cuando ya nos íbamos, defraudado yo, aparecieron dos monjas que venían de paseo. Eran dos monjas negras, de raza, vestidas de negro. Si les digo para quedar políticamente correcto que eran monjas de color habrían pensado que mi tío Florencio y yo nos habíamos fumado las ortigas de los campos, pero ninguno de los dos hemos fumado nunca, y si acaso hubiésemos fumado Lola mentolado para dárnoslo de snobs. Así que eran monjas negras. Y digo yo que, ante la abundancia de este tipo de monjas en nuestra geografía, si no existe un mercado de estilo futbolístico entre los monasterios y conventos. Quiero decir, ¿no existe una prensa especializada que anuncie los fichajes? Por ejemplo, el diario La Vocación que, en grandes titulares, cuando se acerque el verano, lleve en su portada informaciones como “Marta Nge Nuomo suena para las Benedictinas de Barcelona”, o este otro “La senegalesa Mbá Ntsué nuevo fichaje de las carmelitas de Ronda”. Es posible que incluso haya traspasos, cláusulas estratosféricas y ojeadores a sueldo de los conventos. Mientras mi tío Florencio me conducía por las inabarcables instalaciones de la SEAT de Martorell -”aquí las naves de repuestos, aquí los Altea, aquí las oficinas…”, me decía- yo no dejaba de pensar en que quizá me había cruzado con dos grandes promesas de la vida monacal, unas Ronaldinhas o Robinhas a punto de justificar el precio de su fichaje.

seat-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s