Canto a mí mismo

(Todo sigue igual 03)

Cartelito no aparcar en la puerta

Mi querido Nando, fui yo y no otro quien le advirtió en mi última carta de que las cosas habían cambiado mucho desde su marcha. Pero me temo que no distinguió el sarcasmo. Aquí siempre cambia nada. El cínico sigue con su desvergüenza en el mentir, asentado en la sólida arquitectura de la lisonja que le proporcionan los aduladores mañaneros que anudan nudos de corbata. El tonto, por su parte, sigue igual de tonto, pero como muy bien me ha advertido usted en alguna ocasión, sin reconocer su tontura, que es cosa mala y cansina. O sea, lo mismo de siempre.

A lo que vamos. Muchas cuestiones plantea usted con sus fotos. Hoy sólo tengo ganas de comentarle la última. ¡Qué cartel! “Entro y salgo a cualquier hora” que es, como muy bien dice usted, el reconocimiento de la libertad personal más absoluta, la consciencia total del “hago lo que me da la gana”. Este anuncio me ha recordado el “Canto a mí mismo” de Walt Whitman que viene a decir lo mismo aunque más bonito. Dice así:

Yo me celebro y me canto,
y de lo que me apropie te debes apropiar,
pues cada átomo mío te pertenece.
Ando vagabundo e invito a mi alma a que también lo haga,
ando vagabundo y me tiendo a mis anchas a mirar un tallo de hierba estival.
Mi lengua, cada átomo de mi sangre, se formaron de este suelo, de este aire,
nacido aquí, de padres cuyos padres aquí también nacieron, al igual que sus padres.
A mis treinta y siete años, con una salud perfecta,
he empezado a vivir, y sólo espero no dejar ya de hacerlo hasta mi muerte.
Que se callen ahora las escuelas y credos,
me sirvieron y nunca he de olvidarlo,
acojo el bien o el mal, dejo que todo hable sin importarme el riesgo,
a la naturaleza sin frenos con su energía originaria.

Nada más que decir.

Suyo,

Simeón el Estilita.

Anuncios

5 pensamientos en “Canto a mí mismo

  1. Pero Estilita, ¡cómo va a ser lo mismo! Dice “cada átomo mío te pertenece”. Eso traducido al cartel del aparcamiento vendría a decir: mi coche te pertenece, así que salgo cuando tú no lo estés usando.

    • Mire usted, señora Pilar, la poesía cada uno la lee como quiere. Tampoco he dicho yo ná del verso “ando vagabundo y me tiendo a mis anchas a mirar un tallo de hierba estival” cuando todo el mundo sabe que en verano está tó más seco que el ojo de un tuerto.
      Es que andamos ahí mirando, mirando, mirando, con lupa to lo que se dice y así lo único que conseguidos es amedrentar a la gente…

  2. Qué contrastes.Qué vaivenes.Hoy,sí,hoy,en el mismo día,soy capaz de encontrarme con este bello poema de este señor que buscaré ahora por internet,y con esta poesía que un galán le dedica a una chica en una página de contactos:

    “Sobrio no te puedo ni hablar
    estoy perdido sin mi estupidez
    un auto guapo va a venir por vos
    Con las piernas más bonitas
    las más lindas piernas que vi
    y un juego rico de amores
    caída libre para dos
    …muero por vos
    que piba más wuapaaa…
    soy Diego..Hablamos?”

    Y es que hay un Walt porque hay un Diego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s