Una novela de 1.000 páginas

(El Imperio del Sol Naciente 03)

Hellow kitty de chupachups

Mi querido dueño. Dice usted que va a escribir una novela de 1.000 páginas. Dice usted que casi tiene ya pensado el título. Dice usted que la primavera está cerca. Dice usted que no me queje. Yo le responderé con un refrán de su tierra española: camarón que se duerme, la corriente se lo lleva. Por si no se ha enterado bien, se lo explicaré en japonés, ¿ve usted los kittychan de la foto (o hello kitty que dicen en España)? ¿A que son adorables? ¿A que parecen ser eternos? Pues una vez que un niño le quita el plástico, con unas pocas veces que los chupe, se derrite en su boca y solo queda el palo. Eso mismo es la vida. Por eso le ruego que se ponga en marcha, que comience ya a escribir esa novela de 1.000 páginas. Si se entretiene demasiado, puede que se quede en el palo antes de que se dé cuenta y aún no haya pasado del título. A veces parece que los varazos que le dio el monje budista en Kyoto hace algunos años no sirvieron para nada. Quizá usted pensó en que significaban algo profundo relacionado con el budismo, el fluir y la reencarnación. Se equivoca. Aquellos varazos en la espalda significaban lo siguiente: espabila.

Doraemon

Anuncios

4 pensamientos en “Una novela de 1.000 páginas

  1. Empiezo a recoger firmas para dejar este blog en manos de la linda japonesa e invitar al de la columna y al espaldazotada a caminar en otro espacio virtual.Esta mezcla zen-castiza es “demasié pal body”.

  2. Usted me comprende, Fausto, no sé por qué no se viene a vivir a Tokio, aquí hay muchas mujeres que les gustaría tener a un hombre como usted a su lado.
    Haruko

  3. Ay,estimada amiga.Me invita usted a su país justo cuando otros nos invitan a irnos del suyo.Sepa linda zagala que les veo muy apretadillos allí,y aunque el idioma del amor es universal,el japonés no es moco de pavo.Pero no descarte nada.Necesito una tanda de azotes como el comer y que mejor sitio para recibirlos.Creo que debería mandarle una foto mía para que la fuera enseñando y me comunicara que sentimientos y comentarios provoco en sus paisanas.Incluso si estarían dispuestas a darme ellas con la vara.Sin más,un abrazo.

  4. ¡Venga esas varas de bambú, frescas y flexibles! A más de uno nos vendría bien un par de varazos bien dados. Haruko, podrías abrir un salón de varazos con filiales en Córdoba y en la Costa del Sol. Todo muy Zen, eso sí. ¡Cuenta conmigo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s