Los infiernos

(Saigón 10)

Los infiernos

Mi querido Nando, en su última carta me habla del cielo y del infierno que ha visto en la pagoda taoísta de Khanh Van Nam Vien como transposición de la Capilla Sixtina. Me deja atónito. Y me deja atónito porque no veo la diferencia, es decir, que cielo e infierno me producen la misma impresión de miedo. ¿No ha visto usted la cara de malo y la espada tan grande que tiene el dios bueno? ¿Qué pretende premiar con esa actitud? ¿La maldad relativa? Porque maldad premia, no hay duda. Del malo ni hablo, que se asocia –como puede observarse al fondo- con una suerte de ayudantes-diablillo con espirales dentadas dispuestas para descuartizar a los tunantes. ¡Qué cosas! ¡Un dios que premia lo malo y otro lo peor! Vuélvase, amigo, que aquí ya tenemos nuestra dosis de infierno diario. No me extraña que la gente sea amable ¡Viven en el espanto más absoluto! Ya le recuerdo yo, por si usted lo ha olvidado, que por aquí tenemos bandidos a punta de pala. Roban, malversan, mienten y esconden lo que niegan en clamorosa ceremonia de cinismo. No busque al mal donde no le entienden, que aquí lo hay aunque tampoco lo entienda.

Todo esto me lleva a la defensa de mi reclusión voluntaria en mi patio. ¿Aún se atreve usted a preguntarme por qué no salgo? Sencillamente porque aquí vivo protegido, lejos de todos esos demonios que danzan en orgía báquica ante las tropelías, ante todos aquellos que miran para otro lado cuando un malvado niega la menor para ocultar la mayor.

Pero con todo, y llegado este punto, creo que me uno a la teoría de su amigo Faustino de defender al tiempo una cosa y la contraria. Así, lo mismo que no concibo la idea de un dios malo y otro malísimo, le digo que me maravillaría la posibilidad de instaurarlos aquí en occidente y que en lugar de amenazar a los maleantes con pasar la eternidad en las calderas de Pedro Botero –condena infantil-, se les haga cuartos y se les exponga en los caminos que conducen a las ciudades con un letrero grande y luminoso que diga: ¡Cuartos para el que se los lleve!

Suyo.

Simeón el Estilita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s