Viajar sin ruedas

Nando-sobre-escarabajo

 

Estimado amigo Simón Estilita. Como acordamos paso a relatarle a usted mis viajes. No me queda más remedio que hacerlo por este medio derivado del antiguo cablegrama y que espero mantenga en contacto a vuesa persona con lo que existe más allá de sus cuatro paredes. Tendrá usted que explicarme poco a poco a qué es debido su súbito retiro a cuidar macetas y pajaricos (supongo) que se le morirán a poco que usted se descuide. Más allá hay mundo y este que lo es se propone demostrárselo.

Sepa de inicio que ya tenía programado mi primer viaje. ¿Por qué ese ansia por mover el culo siempre? Créame, no es vanidad ni placer: me empuja un no sé qué; como el jubilado que no deja de ver obras mientras se rasca la entrepierna.

En este caso el viaje tiene que ver con un encargo a cambio de cierta cantidad de dinero, eso que tanto abundaba antes en este país. Como puede suponer desde lo alto de su columna, el dinero no procede de este país y por tanto tampoco el encargo. Una empresa teutónica -ah, mi amiga Merkel!- me ha encargado recopilar datos -en alemán, por supuesto- sobre ciertas localidades de este país. Se preguntará usted a santo de qué quieren el Alemania saber algo de este moribundo país. Yo también. Intuyo que debe ser como una agencia que o bien quiere abrir nuevos puticlús en las carreteras españolas repletos de rusas o bien de algo mucho peor: datos para un escritor que va a escribir de esta endeble nación sin salir de su casa; una casa que seguro tendrá chimenea y estará cerca de Berchstesgarden, donde Adolfo Hitler y Eva Braun servían pastelitos a sus amigos uniformados mientras contemplaban el brillo del sol veraniego sobre los Alpes. Digo esto último porque algunos de los datos que me piden -iglesias, monumentos, gastronomía-, casan poco con la vida de las mujeres rusas de cascos ligeros, así que debe ser un encargo que me convierte en amanuense, o negro, si usted lo prefiere. No le extrañe si una próxima novela policíaca alemana -o finlandesa, porque no sé yo si luego mis datos los traducirán al idioma de Mikkis Kaurismakis- que venda millones de ejemplares y en la que haya un cadáver en la página uno, estará en realidad escrita o pergeñada por el que le escribe.

En cualquier caso, yo no preguntaré demasiado, no vaya a ser que haya un muerto de verdad y el sospechoso sea yo. Me limitaré a viajar donde me digan y recabar datos. Quizá poco a poco sepamos algo más, usted, mi estimado ermitaño colombino, y yo.

Bien, expuesto el argumento, debería decirle donde debía viajar esta semana pero ¿para qué? Y digo esto porque como se trataba de un lugar cercano a mi punto de partida se me ocurrió que podía viajar en mi VW escarabajo de 1971, que tantos disgustos me ha dado pero también tanta envidia causa al pasar. Recuerde usted que ese escarabajo me trajo varias veces desde Mallorca, emulando la canción. Es un auto con su radiocasete y su calefacción, que consiste en darle a una palanca que lleva el humo del motor hacia el interior del vehículo, una solución grandiosa pues permite a los fumadores hacerse a la idea de que aún hay locales que se saltan a la torera las leyes del gobierno. Usted sabe que este coche, al que a años bauticé como El Guri -apodo familiar de los Viñas-, es digno de ver cuando está lavado.

Pero las estrellas se han puesto en mi contra, será por hablar más de la cuenta de la perrita Laika, viajera a su pesar, y, como puede ver por las fotografías que adjunto, el estado actual de mi Guri es el de enfermo sin fecha de excarcelación.

"El Guru" en el talller

 

Hoy fui al taller a ver si por fin me lo tenían preparado y me he encontrado con un montón de chatarra. Se preguntará usted que cuándo llevé al Guri al taller, ¿verdad? Aún me acuerdo, fue en junio, martes, del año 2010. Yo creo que al del taller -Jose, sin acento, es su nombre- ya le habría dado tiempo de fabricar con él un helicóptero como el que saca James Bond en Sólo se muere dos veces, esa peli que transcurre en Japón y aprovecho aquí para mandar recuerdos a mi bella Geisha, que sigue en Tokio y con su padre en el hospital intentando escaparse -esa es otra buena historia que debo contarle en próximas misivas-. Bien, pues el tal mecánico ni ha montado un helicóptero ni ha arreglado nada. Me ha explicado no sé qué de carburantes ¿o eran hidrocarburos?, tuberías ¿o eran tubos?, cables, pistones, células y cigotos, si no he entendido mal. Al final no me quedaba claro si me había equivocado y estaba en una taberna cofrade porque no me he enterado de nada y además, santas, lo que se dice santas, las había también colgadas en las paredes del taller, eso sí, sin manto ni corona.

El caso es que el remate y la definitiva desesperanza de que pueda iniciar pronto mi primer viaje ha venido cuando me ha dicho el tal mecánico que en la ITV ahora se han puesto últimamente muy duros y me ha preguntado ¿no lo sabías? ¡Pero cómo voy a saberlo! ¡Si el coche lleva dos años sin pasar la ITV porque lo tiene usted aquí destripado!

Las tripas de "El Guru"

 

Créame, he salido de allí con ganas de hacer como usted, buscarme una buena columna, subirme a ella y esperar que algún alma piadosa me traiga de vez en cuando un botijo que subiré con una cuerda para darle un buchito. De pastelitos de monja ni hablamos.

Sí, querido Simón estilita, prometí mantenerle al día de mis viajes -obligados o no- y así será; sólo falta que alguien invente de verdad la rueda porque estas que hay no giran. Disfrute de las fotografías y contésteme lo antes posible.

Póngame a los pies de su santa esposa y guárdeme unas lentejas de esas que le cocina usted a ella.

Se despide este que lo es, aunque no sabe cómo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s